Lectura de hoy / Mateo 5:8

Un corazón puro es lo que anhelo, más que todo. No perfecto, pero sí auténtico, genuino, real. Que cuando me equivoque lo acepte rápidamente y me arrepienta. Sólo los sinceros podrán ver a Dios. Los religiosos podrán aparentar piedad pero sólo los transparentes disfrutan de la unión con Dios.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo