El Perdón de la Oración

Y cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados.

Marcos 11:25


La dis­po­si­ción pa­ra per­do­nar.



Una se­ñal ca­rac­te­rís­ti­ca de los cris­tia­nos de los úl­ti­mos tiem­pos es su fal­ta de dis­po­si­ción pa­ra per­do­nar. Si no per­do­na­mos de to­do co­ra­zón a las per­so­nas que tie­nen al­go con­tra nos­otros, en­ton­ces el Se­ñor ce­rra­rá el cie­lo a nues­tras ora­cio­nes. De­be­mos ser cons­cien­tes de que con la mis­ma me­di­da con la que me­di­mos a otros, tam­bién se­re­mos me­di­dos: “Y per­dó­na­nos nues­tras deu­das, co­mo tam­bién nos­otros per­do­na­mos a nues­tros deu­do­res.” No tie­ne sen­ti­do orar por un avi­va­mien­to, si no es­ta­mos dis­pues­tos a lle­gar has­ta la ra­íz de la cues­tión. So­la­men­te cuan­do lle­ga­mos a la pre­sen­cia del Dios vi­vo, El se nos re­ve­la, de­rra­ma Su Es­pí­ri­tu y nos da un avi­va­mien­to. De­be­mos ex­po­ner­nos to­tal­men­te a la san­ti­dad del Se­ñor, de lo con­tra­rio nos en­ti­bia­re­mos y nues­tras reu­nio­nes de ora­ción se trans­for­ma­rán, sim­ple­men­te, en un “club de ora­ción”. Nues­tro Se­ñor es­tá bus­can­do, hoy en día, per­so­nas que - co­mo los dis­cí­pu­los - es­tén lle­nas del Es­pí­ri­tu San­to, lim­pias y sin­ce­ras, fir­mes en la fe y re­con­ci­lia­das unas con otras. En­ton­ces po­dre­mos orar y el Se­ñor res­pon­de­rá, co­mo es­tá es­cri­to en Isa­í­as 58:9: “En­ton­ces in­vo­ca­rás, y te oi­rá el Señor; cla­ma­rás, y di­rá él: He­me aquí.” Aquí se nos mues­tra el ca­mi­no ha­cia el avi­va­mien­to. ¿Es­ta­mos dis­pues­tos a se­guir­lo?

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo