Devocional

Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne.


EZEQUIEL 36:26 📖


Cuando Jesús entra en el alma del hombre, comienzan a suceder cosas. Hay muchas cosas diferentes que Él hace dentro de nosotros además de perdonarnos nuestros pecados

El Señor nos da un corazón nuevo. Lo hace porque el corazón viejo, el corazón del pecado, es duro como una roca y no puede aceptar las cosas de Dios. Un corazón lleno de pecado no puede obedecer a Dios. No puede anhelar las cosas de Dios. No puede escuchar a Dios cuando habla. No desea las cosas que Dios proporciona.

Cuando vivimos en Cristo, la forma en que éramos da paso a una nueva vida. Deseamos agradar a Dios en lugar de a nosotros mismos. Deseamos escuchar a Dios para saber cómo agradarle y qué debemos hacer para obedecerle. Desarrollamos un hambre por la Palabra de Dios porque sabemos que es la voz de Dios hablando a través de ella. Deseamos estar con Dios, así que aprovechamos las oportunidades que tenemos para tener comunión con Él.


No se puede tener fe salvadora sin tener un corazón nuevo. Dios nos transforma, así lo dice su palabra en Ezequiel 36:26 Constantemente nos convertimos en un pueblo santo. Cristo se convierte en el influyente de todo lo que hacemos. Vivimos para Él y lo seguimos a dondequiera que nos lleve. Hay un anhelo insaciable en el corazón de los redimidos por Jesús ahora y por toda la eternidad.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo