Devocional

Los seres humanos somos por naturaleza egoístas.

Quiero que me comprendan, quiero que los demás me acepten, quiero que me den, que me ayuden.

Vivimos en la generación del "yo".

Yo, mi, me, conmigo...

Cuando Jesucristo transforma nuestros corazones comenzamos a dar de lo que El nos da.

Pensamos no sólo en recibir sino en dar. Si tú quieres amigos, tienes tu que mostrarte como un verdadero amigo.

Empieza tu a dar, empieza tú a demostrar cómo ser un verdadero amigo.

Una verdadera amistad se construye con sacrificio y entrega.

¿En un mundo egoísta...dónde están los amigos?


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo