Devocional

Tu palabra Señor es alimento sólido para nuestras almas. Nos alegra, nos fortalece, nos anima, nos refresca. Decido alimentarme de ella todos los días.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo